¿ES COLLADO VILLALBA EL ÚNICO PUEBLO CORRUPTO DE LA SIERRA?

El alcalde de Collado Villalba, Agustín Juárez  Foto: Mariano Rodríguez
En los últimos días hemos observado el bochornoso espectáculo del alcalde de Villalba, Agustín Juárez (PP), saliendo de la Audiencia Nacional imputado en la Operación Púnica o huyendo de los vecinos en el pleno municipal. Juárez es el mismo político que fue azote del anterior alcalde villalbino, José Pablo González (PSOE), por sus lazos estrechos con el constructor de un túnel urbano, José Carlos Gómez Paredes. El túnel costó 1,4 millones de euros y González fue pillado celebrando la nochevieja con su amigo el constructor. Curiosamente, estos dos alcaldes evidencian un cambio de tendencia en la corrupción: durante la burbuja fue relacionada con las licencias urbanísticas y adjudicaciones de obras y ahora está vinculada con la contratación de servicios. Hasta ahora, los casos más importantes en nuestra zona han salido a la luz en Collado Villalba. ¿Podemos decir entonces que es el único pueblo corrupto de la Sierra, quizás por ser la población más grande y con el presupuesto municipal más jugoso? 


La respuesta es rotundamente no: hay indicios de una corrupción endémica en muchos de nuestros pueblos por razones sistémicas. 

A veces la gente dice, con fatalismo, que tenemos tantos políticos corrompidos en España por "nuestra cultura", la tradicional "picardía nacional". Sin embargo, es el mismo argumento de las personas que aceptaban durante muchos años la carnicería generalizada en las carreteras españolas hasta la introducción del carnet por puntos y otras medidas que han transformado "la cultura" de la conducción en España. El ser humano conduce mal o es corrupto no por su "predisposición genética" sino por la falta de eficacia de las medidas de control de los comportamientos antisociales.

Aquí hay algunas de las causas de la corrupción municipal:

1 El clientelismo y la partitocracia

En muchas ciudades europeas de 100.000 a 500.000 solamente hay dos o tres personas con sueldo del partido político en poder. En un pueblo de 20.000 habitantes en España esta cifra se multiplica con creces entre cargos de designación política y 'asesores'. El número de personas afines al poder se incrementa muchísimo más cuando se incluyen las personas empleados a dedo en los consistorios, las empresas municipales y las empresas privadas contratadas. Este clientelismo se acentúa por la partitocracia y los sistemas electorales que fomentan la 'estabilidad política' y el enquistamiento en el poder. Por ejemplo, el actual alcalde de San Lorenzo lleva casi veinte años en el cargo, suficiente tiempo para tejer una amplia red clientelista.

2 Las licencias urbanísticas

En otros países europeos la concesión de licencias urbanísticas está restringida por el gobierno central que establece un cupo por cada región o, en el caso de los estados federales como Alemania por las regiones. Por esto, hubiera sido imposible una burbuja a la escala de la española; de hecho en un momento se construían más casas en España que en Italia, Francia y Alemania juntos. Otro tema importante tiene que ver con las plusvalías que resultan de las reclasificaciones de suelo no urbanizable a urbanizable. En España los beneficios de una reclasificación son en un 90% para el particular y un 10% para la comunidad. De hecho, en la Comunidad de Madrid se han reducido las cesiones obligatorias de suelo para dotaciones e infraestructuras públicas en promociones nuevas. Si un 90% de estas plusvalías fuera para la comunidad, habría menos corrupción y menos urbanismo salvaje. Resulta evidente que, en los municipios con desorbitados crecimientos urbanísticos en la década pasada (ej. Boadilla, Las Rozas, Galapagar, San Lorenzo etc.) y con las plusvalías en manos de los particulares, la probabilidad de corrupción es muy alta.      

3 Adjudicación de obras y servicios

Las adjudicaciones de obras tuvieron su momento de esplendor durante la burbuja, aunque ha continuado la construcción de grandes infraestructuras a nivel estatal (algo reflejado en la contabilidad B del partido popular). A nivel municipal, las contrataciones de obras han bajado de forma espectacular, pero la privatización de los servicios municipales ha abierto otro filón. Aquí entran en juego varios factores: un proceso muy opaco de adjudicación de servicios que controla el equipo de gobierno municipal con constantes trabas para los concejales de la oposición y los ciudadanos, la tendencia de alargar los contratos en el tiempo (10, 15, 20 años) para aumentar su valor y reducir el control ciudadano, la privatización de todo tipo de servicios municipales: agua, acantarillado, gestión de polideportivos, mantenimiento, basuras, servicios energéticos, gestión urbanística, gestión del arbolado etc. etc. En el caso de San Lorenzo de El Escorial todos estos elementos están presentes. La solución obvia es la re-municipalización de los servicios para evitar las comisiones en las adjudicaciones. Sin embargo, se hace muy dificil llevar a cabo este cambio cuando todos los servicios están privatizados durante periodos largos.

4 Mecanismos de control

A pesar de los heróicos esfuerzos de algunos jueces, la lentidud del sistema judicial en España y su politización juegan a favor de la corrupción. Por ejemplo, las rebajas de las condenas y los indultos del gobierno premian al político corrumpido y al empresario corruptor. Otro problema es la falta de medios adecuados para proteger a los arrepentidos o delatores. Además de una justicia lenta y sobrecargada, en España hay menos capacidad para controlar la economía sumergida y la evasión fiscal que en otros países europeos. De hecho, España es el país con menos inspectores de hacienda per cápita: uno por cada 2.000 habitantes (740 en Alemania y 948 en Francia). Lo idóneo sería investigar los patrimonios de todos los alcaldes y concejales cada x años, algo imposible por la falta de medios de Hacienda.

En resumen, hay mucho que se puede hacer para reducir la corrupción y el obstáculo más grande hasta ahora ha sido la falta de voluntad política del PP y del PSOE. Una forma que tenemos de luchar contra los corruptos es votar para el cambio político real en las elecciones municipales de mayo 2015. Aún mejor es participar en iniciativas ciudadanas para cambiar la política municipal como Escoencuentros o los talleres de participación ciudadana de la Universidad Socioambiental de la Sierra.

Enlaces:
Artículo de Víctor Lapuente sobre las causas de la corrupción
Carta sobre la corrupción municipal
La corrupción destapada e ignorada (Democracia Real Ya)
Número de inspectores de hacienda en España
La corrupción (Wikipedia)

3 comentarios:

Tomas Alberich dijo...

muy bien el artículo, solo una rectificación, el túnel de Collado Villalba se presupuestó en casi 20 millones de €, luego pasó a 40 millones su coste (por ampliación de la obra, rectificaciones, modificados...) finalmente, sumados los intereses, se pagarán casi 100 millones de € a lo largo de 40 años, lo que es una ruina para los vecinos que lo estamos pagando,
Tomás Alberich

Entorno Escorial dijo...

Muchas gracias por la aclaración Tomás.

Anónimo dijo...

No olvidar en los etcéteras las infraestructuras culturales. Desde el auditorio Alberto Ruiz Hormigón, hasta Escuelas de Música municipales y que pasan directamente a gestión privada, o las cesiones de suelo para construcción de colegios privados que reciben fondos públicos sin dejar de tener una escolarización y gestión privada, así como en las infraestructuras sanitarias, desde hospitales hasta toda la sanidad mortuoria, tanatorias, incineradoras,etc...