DOS METAS PARA SAN LORENZO: CONSERVAR PATRIMONIO Y ATRAER TURISMO DE CALIDAD

-->
Charla de Nicolás Jiménez   Foto: Entorno Escorial
El sábado 13 de febrero se celebró una mesa redonda sobre patrimonio y turismo en la Casa de Cultura de San Lorenzo con la asistencia de más de setenta personas. Participaron el técnico de desarrollo local, Nicolás Jiménez, el presidente de los empresarios locales (ASLEPYME), Enrique París, el coordinador del Arboreto Luis Ceballos, Pepe Astiaso, un representante del Observatorio de Patrimonio de la Sierra Guadarrama,
La mesa redonda  Foto: Entorno Escorial
Fernando Martín, el actual concejal de Cultura y Patrimonio Histórico, Francisco Herraiz, y Michael Harris de Entorno Escorial. La mesa redonda fue moderada por Carmen Pinilla de Entorno Escorial. Se reunieron representantes de colectivos que no suelen tener contacto entre sí: ecologistas, conservacionistas, funcionarios municipales, concejales, empresarios locales y trabajadores de educación ambiental. Surgieron datos reveladores sobre el turismo en San Lorenzo y quedó patente que el actual modelo, centrado en visitas al Monasterio, está caduco. Hubo un consenso de que debería haber una relación simbiótica entre la conservación del patrimonio y el turismo de calidad y que, para lograr esa meta, hace falta una estrecha colaboración entre ayuntamiento, Patrimonio Nacional, instituciones de educación ambiental, el sector privado y las organizaciones no gubernamentales.



En la primera intervención Michael Harris ilustró la excepcional riqueza patrimonial de San Lorenzo con una muestra de lugares mágicos pero olvidados: edificios históricos, molinos, pozos de nieve, fuentes, puentes, viajes de agua, árboles singulares, presas y cascadas. Luego comentó ejemplos escandalosos de abandono: el Palacio de Monesterio que se cae a trozos; la destrucción del territorio histórico y la Gran Cerca, patrocinada por las administraciones públicas como en el caso del SAU 2 (Parque Empresarial Miravalle); la devastación del paisaje escurialense por el urbanismo salvaje... Explicó que hay muchas figuras de conservación, pero que solo protegen de forma parcial o que faltan medidas concretas. Propuso acción inmediata en el caso de Monesterio, una revisión del catálogo de bienes protegidos de San Lorenzo, una moratoria urbanística, un Plan de Especial Protección para el Territorio Histórico, las ampliaciones del Conjunto Monumental de la UNESCO y del catálogo de humedales, un plan de lucha contra pintadas y basura y la coordinación de información sobre patrimonio natural e histórico con más placas informativas.



Nicolás Jiménez describió los distintos ciclos del turismo en España durante los últimos cincuenta años y los últimos planes de desarrollo turístico de la Comunidad de Madrid. Comentó que hay una nueva realidad, cada vez con más competencia, centrada en el bienestar del cliente y habrá que adaptarse a ella para evitar un declive imparable. Dio los datos sobre el turismo en San Lorenzo: casi 500.000 visitas anuales al Monasterio, 254.000 al Valle de Cuelgamuros, 5.500 a la Casita del Príncipe y menos de 500 a la Casita del Infante. La oficina de turismo municipal recibe 44.000 visitas anuales. El 40% de los visitantes a San Lorenzo son madrileños, un 35% son extranjeros, con un 25% del resto de España. Una encuesta a visitantes reveló estas críticas: al aparcamiento en San Lorenzo, a la señalización, a las restricciones en el Monasterio (ej. la falta de audio-guías), a la falta de limpieza y el tráfico en el casco urbano, a la falta de transporte público entre San Lorenzo, el Valle y Villalba, a los hoteles antiguos, a la estética de escaparates y comercios, al acceso de vehículos a la Silla de Felipe II y Abantos. A la vez, los turistas alabaron el Monasterio, la belleza del paisaje y del entorno, el conjunto histórico, la limpieza y tranquilidad y la comunicación entre San Lorenzo y Madrid. 



Enrique París hizo una llamada para concienciar a la ciudadanía de lo privilegiado de nuestro entorno natural y arquitectónico. En su opinión en San Lorenzo ha fallado la divulgación de la gran riqueza patrimonial que hay en nuestro municipio. Luego comentó varias iniciativas de su asociación, ASLEPYME, como un tren turístico y rutas para el cicloturismo. Concluyó que el Monasterio es el motor del turismo, pero que San Lorenzo tiene muchísimo más que ofrecer.



Francisco Herraiz describió medidas tomadas por el actual equipo de gobierno de San Lorenzo en materias que afectan el patrimonio y el turismo; visitas de escolares al Ayuntamiento y actividades en los colegios sobre el centenario de Carlos III, ayudas económicas a propietarios en el casco histórico para mejorar el ornato, la bajada de precios del aparcamiento en las calles, una ordenanza anti-pintadas y ayudas municipales para su limpieza.



Fernando Martín comentó que lo importante no es la cantidad de visitantes sino la calidad de las visitas, señalando que en este momento solo un 10% de los turistas van a lugares en San Lorenzo que no son el Monasterio. En su opinión es necesaria una diversificación del modelo turístico, con la búsqueda de ‘nichos’ para colectivos pequeños, como el turismo ornitológico. También dijo que es urgente mejorar el conocimiento del patrimonio sanlorentino con un inventario más completo de los bienes protegidos, aunque advirtió de los peligros de difundir información sobre lugares sin una infraestructura turística ya establecida.



Pepe Astiaso describió las orígenes del Arboreto Luis Ceballos y su labor como centro de educación ambiental. Destacó la gran importancia que tiene como museo de especies arbóreas y arbustivas autóctonas, señalando que tiene la mejor colección del estado español. Dio las cifras de visitas al centro durante el año 2015: 12.000 visitantes (un 25% locales) y casi 8.000 contactos y consultas por Internet. Comentó que el arboreto trabaja en distintos lugares de la comarca escurialense (ej. con actividades en La Herrería) y en otros municipios cercanos como Santa María de la Alameda, Robledo de Chavela y Zarzalejo. Mostró la disposición del arboreto de colaborar con otros grupos y agentes en San Lorenzo para coordinar la oferta turística y mejorar el conocimiento del patrimonio natural.



El acto terminó con un animado debate con menciones a la infrautilización del Teatro Auditorio de San Lorenzo (con solo 17 representaciones el año pasado), el monocultivo turístico centrado en el Monasterio, los problemas de trabajar con los grandes turoperadores, la existencia de visitas históricas del casco urbano, las acciones a tomar en el caso del Palacio de Monesterio, la riqueza de la arquitectura contemporánea en San Lorenzo, la posibilidad de convocar otro manifiesto en defensa del patrimonio escurialense y la reforma de la actual Ley de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, promovida por asociaciones como Madrid Ciudadanía y Patrimonio y el Observatorio de la Sierra de Guadarrama.



Terminamos el acto con la determinación de mejorar la coordinación entre todos los sectores presentes para conservar nuestro patrimonio, difundir su gran riqueza y mejorar la calidad de nuestra oferta turística.