EL PATRIMONIO DEL ENTORNO ESCURIALENSE: MUCHO MÁS QUE EL MONASTERIO

¿Reconoces estos lugares? Son algunos de los tesoros ocultos de San Lorenzo.

El majestuoso monasterio/palacio de Felipe II maravilla, asombra, hechiza e incluso (a veces) repulsa al visitante de San Lorenzo de El Escorial. El ´cubo de Herrera' domina el paisaje físico y, por su enorme peso histórico y cultural,  monopoliza la atención de turistas, pintores y estudiosos. En la larga sombra de esta mole granítica solamente sobreviven, en términos turísticos, algunos monumentos  conocidos como las Casitas del Príncipe y del Infante y el mausoleo franquista del valle de Cuelgamuros. El resultado para nuestro pueblo, por mucho Real Sitio que sea, es un monocultivo turístico que enriquece poco económicamente, culturalmente e intelectualmente a los habitantes y los negocios locales. 
Desvanecido el sueño megalómano de Ruiz Gallardón de convertir San Lorenzo en un nuevo Salzburgo, con el enorme y costosísimo auditorio vacío durante la mayor parte del año, en los últimos años el consistorio ha insistido en atractivos para el visitante como el belén navideño, las procesiones de Semana Santa, fiestas folclóricas y eventos deportivos. Mientras tanto, en general, se ha ignorado con esmero el maravilloso entorno natural y el rico patrimonio histórico de San Lorenzo, convertidos en estorbo para un 'progreso' concebido en términos de hormigón y pelotazos urbanísticos. Joyas arquitectónicas como el Palacio de Monesterio se caen a trozos ante la desidia de las administraciones públicas y parajes naturales en el Monte Abantos están llenos de pintadas y basura. Por suerte, hace muchos años comenzó a brotar una corriente de 'escurialófilos' (como Adolfo Ruiz Abascal entre muchos otros), personas que valoran la comarca en su conjunto. Reclamaban y reclaman la importancia del Territorio Histórico de la Gran Cerca de Felipe II, un rey que creó no solo un palacio/monasterio sino un paisaje y un entorno lleno de palacetes, puentes, fuentes, pozos de nieve, arcas de agua, muros y saltaderos de caza, presas y estanques, jardines y dehesas. El broche de oro a la obra del rey prudente llegó a finales del siglo XIX cuando ingenieros de montes como el insigne gurriato Miguel del Campo convirtieron, a pesar de las condiciones adversas, las peladas laderas de Abantos en un bosque lleno de sorpresas y variedad.  
Entorno Escorial lleva muchos años reivindicando nuestro entorno natural y patrimonio histórico y ahora, aprovechando el cambio del equipo de gobierno en San Lorenzo, pretende lanzar una campaña para dar a conocer los tesoros ocultos de nuestra comarca y para abrir un debate sobre el modelo de turismo. Nuestro primer paso será la organización de una mesa redonda con el Grupo de Participación en Urbanismo y Medio Ambiente de San Lorenzo (sábado 13 de febrero, 12h en la Casa de Cultura de San Lorenzo). El título del acto será 'Patrimonio y turismo en San Lorenzo' y el debate se centrará sobre cómo podemos conservar nuestro patrimonio natural e histórico y, a la vez, cómo podemos aprovechar esta riqueza para lograr un turismo sostenible y de calidad.