EL PROBLEMA DEL RUIDO EN SAN LORENZO SIGUE Y TODAVÍA NO TENEMOS ORDENANZA

Pancartas en las ventanas de casas
Dos ciudadanas nos han mandado un escrito sobre el problema del ruido (ver abajo). El año pasado en noviembre Entorno Escorial organizó una mesa redonda con la participación de dos concejales del equipo de gobierno, integrantes de la Plataforma Contra El Ruido, comerciantes y hosteleros. El plan fue negociar entre todas las partes involucradas una ordenanza sobre el ruido. Unos diez meses más tarde, seguimos sin ordenanza. El encargado de negociar el nuevo reglamento con los hosteleros locales es el Concejal de Hacienda y Comercio, Álvaro Martínez (Vecinos por San Lorenzo). Esperamos que, en breve, este tema tan importante vuelva a la agenda política en nuestro pueblo, aunque encuentre la oposición del PP, el AME y Ciudadanos. 

Escrito: Ruido o salud?
Ruido o salud? 
En San Lorenzo todas las personas necesitamos poder habitar y disfrutar de nuestro domicilio, sin molestar a otras personas y sin que nos molesten. Nos preocupan las personas que desean estar tranquilamente en su vivienda, a quíenes se impone ruido contra su voluntad y se les roba su paz, su tiempo y hasta su salud.

Los focos de ruido nos privan de nuestro domicilio. Un aire acondicionado o extractor fuera de normativa, arrastres de mobiliario, ese perro ladrando en un balcón o atado a la entrada de un local, esa televisión atronadora, esa'.trompeta, la proliferación incontrolada de actividades ruidosas tipo bar o terrazas, eventos musicales sin control de sonido. Calles del centro histórico transformadas en vertederos de ruidos donde se ignora a residentes, como si fuésemos una 'ciudadanía de segunda.' sin derechos. El insomnio, la ansiedad, el cansancio, los conflictos vecinales, la. medicación con tranquilizantes o somníferos, los litigios o el fracaso escolar van ligados a la falta de regulación contra el ruido.

No vivimos en ciudades de la llamada Edad Media, que prohibían el paso de canuajes por la noche para garantizar el descanso de Ia población. Vivimos en zonas residenciales urbanas, donde se permite ocupar la vía pública con actividades molestas desde el amanecer hasta Ia madrugada.

Detrás de cada ventana hay personas que necesitan descansar, que prepararan un examen, que tienen que levantarse temprano, que tienen fiebre, que están convalecientes, que necesitan dormir, que tienen que estar en condiciones de hacer su trabajo. Son bebés, son menores y son personas ancianas a quienes no se les permite ni abrir su ventana, se les obliga a medicarse o se les fuerza a abandonar su domicilio. El ruido es una dictadura invisible que transforma una vivienda en una cárcel. Si hay ruido, no somos libres.

La Administración Local está obligada a prevenir, evitar y reducir focos de ruido. Te habrás preguntado por qué no actúa tu Ayuntamiento; por qué no hay Ordenanza contra el ruido, que debería estar vigente desde 2OO4 para garantizar tu descanso, intimidad e inviolabilidad del domicilio.

Queremos recuperar un San Lorenzo de actividades comerciales variadas y de calidad, compatibles con zonas residenciales; un tejido de convivencia social que no privatice los espacios públicos, jardines y aceras, ni la sombra del arbolado. Queremos escuchar el canto de los gorriones, sin que nos lo impida el barullo, gritos y bronca del botellón, camuflado como terraza.

Ayúdanos a recordar al Ayuntamiento que, por ley, es su obligación garantizar el derecho al respeto del domicilio y de la vida privada. ¿Cómo? fijando el mensaje Eruido o safuA? en balcones o ventanas desde este fin de semana, para que tu voz también cuente.

Si quieres más información sobre la problemática del ruido, puedes consultar la página web de 'Entorno Escoriat', 'Plataforma Contra el Ruido' o 'Ruidos.org'. Otras referencias: Sosa Wagner F, Las actividades molesfas: en especial, el ruido, Madrid 1991 ; Martí Martí J, La defensa frente a la contaminación acústica y otras inmisiones, Barcelona 2008; Organización Mundial de la Satud, Guías para et ruido urbano, Londres, abril '1999. La primera es una breve introducciÓn, la segunda expone casos prácticos y la tercera aborda el ruido como grave problema de salud pública e identifica su amplia gama de patologías. AGOSTO 2016